S.O.S.: Hagan eco de nuestro grito

Después de emitir alertas sobre agresiones a periodistas y llevar la cuenta de los atentados contra la libertad de expresión durante los últimos ocho años en el Ecuador –un país con sordos intencionales y cada vez más silenciados a la fuerza–, hace algún tiempo supimos que era necesario lanzar esos mensajes más allá de las fronteras de nuestro territorio.  

Fue así como en el 2011, FUNDAMEDIOS llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con un informe sobre la agravada situación de la libertad de expresión en el Ecuador que incomodó al gobierno de Rafael Correa.  A partir de ese momento, inició desde el Estado una millonaria campaña en contra de la organización, así como una persecución administrativa para cesar la operación de la ONG en el país. El 24 de junio de 2015 llegó una nueva advertencia por parte de la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) en la que conminó a FUNDAMEDIOS a no emitir alertas y amenazó con disolverla. Esa amenaza se hizo realidad el 8 de septiembre de 2015 cuando la SECOM notificó que se iniciaba el proceso de disolución.

Entendimos: al gobierno ecuatoriano no le interesa escucharnos ni saber de nuestras alertas. Tampoco dará respuesta a nuestros pedidos para que se respeten derechos fundamentales en una democracia o para que se investiguen las agresiones a periodistas. Ellos no escuchan; pero otros muchos, dentro y fuera del Ecuador, sí. Esa es nuestra esperanza: que nuestro grito siga encontrando ecos en Ecuador y en el mundo. Que esas repercusiones se vuelvan tan estridentes que sean capaces de desgarrar la sordera institucional de nuestro país e impidan la disolución de FUNDAMEDIOS.

En estas últimas semanas, la zozobra solo ha menguado gracias a la solidaridad y las voces de protesta desde diversos organismos internacionales, asociaciones de periodistas y grupos que defienden los derechos humanos en el mundo, así como de académicos, periodistas y ciudadanos de distintas nacionalidades que han sumado su apoyo a la organización a través de distintos medios. Desde los comentarios vía Facebook o Twitter, hasta los comunicados oficiales, los pronunciamientos en medios internacionales y las firmas de apoyo en Change.org; todos son absolutamente necesarios y valiosos en nuestra resistencia.  

“Las personas que se constituyen en una asociación tienen el derecho a tener opiniones y difundir informaciones de toda índole, incluso políticas, sin interferencia por parte del Estado”, dijeron varios relatores de las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quienes mediante un comunicado también afirmaron: “Instamos a las autoridades ecuatorianas a detener el procedimiento de disolución de FUNDAMEDIOS y, en general, a garantizar la realización de los derechos a la libertad de expresión y de asociación en el país”.

La red IFEX-ALC, una alianza de 19 organizaciones en América Latina y el Caribe que defienden la libertad de expresión, envió una carta a la SECOM en la que manifestó: “Cerrar una organización que defiende la libertad de expresión sería una decisión contraria a estándares internacionales de derechos humanos que se alejaría del ideal democrático, y en cambio se acerca a mecanismos propios del autoritarismo”.

“Amenazar a Fundamedios con el cierre por intervenir en política es la confirmación de los abusos del gobierno ecuatoriano que la organización viene denunciando por casi una década”, dijo Kerry Kennedy, Presidenta del Robert F. Kennedy Human Rights.

Por su parte, Daniel Wilkinson, director gerente para las Américas de Human Rights Watch también se pronunció sobre el tema: “El gobierno de Correa desea castigar a una organización por tuitear artículos con noticias y opiniones que le no le gustan”. “Es un evidente abuso de poder y un ejemplo claro de las prácticas autoritarias de este gobierno”.

“No satisfecho con perseguir, acosar, multar y abusar verbalmente de sus críticos en la prensa privada, el gobierno ecuatoriano ahora amenaza con la disolución del grupo líder de libertad de prensa en el país”, afirmó el coordinador senior del programa de las Américas del CPJ, Carlos Lauría, en Nueva York y añadió: “Exhortamos a las autoridades ecuatorianas a retirar de inmediato este proceso, motivado políticamente, y a permitir que Fundamedios continúe con su labor sin ninguna interferencia gubernamental”.  

En el Foro de Quito por la Libertad de Expresión que se realizó el 10 de septiembre en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo y en el que se dieron cita representantes de organizaciones relacionadas con la prensa y el periodismo de la región, las reacciones contra la disolución de FUNDAMEDIOS no se hicieron esperar. “Estamos ante uno de los ataques más graves contra la libertad de prensa y de expresión que se cometieron en épocas de democracia”, dijo Gustavo Mohme, Presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y concluyó: “La disolución de FUNDAMEDIOS es mucho más que un ataque a una organización. Es un ataque a la esencia misma de un Estado democrático”.

En esta misma reunión, Ricardo Corredor, director ejecutivo de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano también defendió a la organización: “FUNDAMEDIOS es una organización que conocemos hace muchos años, es una organización de la sociedad civil como somos nosotros en Colombia. Trabajamos por objetivos similares y creemos en los mismos principios. Como una organización social hermana nos preocupa lo que está pasando. Y debe ser motivo de preocupación para todas las organizaciones sociales y para todos los que trabajan el tema de libertad de expresión y periodismo”.

Periodistas ecuatorianos y corresponsales en el Ecuador también han mostrado su apoyo a FUNDAMEDIOS. Así se expresó el reconocido periodista José Hernández: “Podrán quitar la representación legal a FUNDAMEDIOS, podrán decir que desapareció. Pero FUNDAMEDIOS no va a desaparecer porque FUNDAMEDIOS es una actitud de ciudadanos del país que luchan por las diferencias, porque esas diferencias enriquezcan el debate público y sean respetadas”.

En el portal digital Change.org alcanzamos el objetivo de reunir las 1500 firmas para nuestra petición de archivar el proceso de disolución contra FUNDAMEDIOS. En las últimas horas recibimos tantas muestras de apoyo y mensajes de personas que deseaban apoyarnos con su firma, que decidimos reabrir la campaña y seguimos receptando firmas de apoyo que, en estos momentos críticos de la organización, son cruciales.

Son los náufragos quienes arrojan mensajes embotellados al mar con la esperanza de que alguien responda a sus S.O.S. Nosotros, en FUNDAMEDIOS, no lo somos ni sentimos haber naufragado en nuestra labor. Pero seguimos en nuestra tarea diaria de lanzar nuestro grito a las aguas del mundo–y así seguiremos porque es nuestro derecho y nuestro deber. Gracias por su generoso apoyo, ¡sabemos que nuestra voz encontrará un eco aún más potente en la suya!
#FundamediosEnResistencia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s